Compartir

Con los miembros mayores de la generación llegando a los 37 años de edad, es innegable que los millennials se han encargado de transformar las industrias y los mercados por completo. El sector inmobiliario no es la excepción, ya que este grupo que comprende 30% de la población mexicana* ha impuesto tendencias claras que contrastan con generaciones pasadas y marcan la pauta para sus sucesores, los centennials.

DadaRoom.com, la plataforma  para compartir departamento en las principales ciudades de América Latina, enlistó cinco de las maneras principales en las que los millennials han cambiado el mercado inmobiliario en México.

Rentar en vez de comprar

Los jóvenes que se encuentran en las primeras etapas de su vida profesional difícilmente pueden adquirir una vivienda en las grandes ciudades, en donde los costos superan sus ingresos, así como el monto del crédito hipotecario al que tienen acceso. Asimismo, esta generación da prioridad a las experiencias por encima de posesiones, incluyendo los inmuebles.

Es decir que un joven que tiene un ingreso promedio de 11 mil 250 pesos —según la más reciente Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo—, prefiere invertir en viajar o vivir en un barrio de moda con renta compartida, que aspirar a comprar un departamento en alguna otra zona de la ciudad con precios más competitivos, pero más alejada.

Compartir para conectar mejor sus estilos de vida

Compartir departamento es una práctica cada vez más común en la que, aunque el aspecto económico es importante, también influye la apertura y el deseo de vivir con personas afines que pueden pasar de roomies, a colegas o hasta socios.


A las rentas compartidas, se suman otros espacios como los colivings, un esquema que nace de la visión de una economía más colaborativa, volviéndose una opción para nómadas digitales que tienden a estilos de vida y de trabajo más abiertos.

Regreso a las zonas centrales de la ciudad

Contrario a la decisión de muchos capitalinos de hace 20 o 30 años, los millennials abandonaron los suburbios para vivir en la zona centro, más cerca de su universidad y trabajo, a pesar de que eso implique pagar rentas más altas.

Fenómenos como la gentrificación se han vuelto más notorios, cambiando los costos de las viviendas, por lo que un profesional joven de hoy no aspira tan fácilmente a rentar él solo un departamento, como lo haría un joven con el mismo ingreso 10 años atrás. Hace 5 años, el precio promedio de una habitación en renta en la Ciudad de México era de 3 mil pesos, hoy alcanza casi los 5 mil pesos, con una tendencia que va exponencialmente en aumento.

Buscan soluciones flexibles

La tecnología aceleró la manera en que las personas viven y trabajan, resultando en un mercado laboral cambiante. En ese sentido, los millennials se convirtieron en habitantes pragmáticos, siempre en búsqueda de nuevas oportunidades laborales, sin importar que eso implique una mudanza.

La flexibilidad se convirtió en un factor decisivo, ya que firmar un contrato de un año o cumplir con los requisitos de aval, como suele suceder con las agencias inmobiliarias, se convirtieron en obstáculos. Como respuesta a ello, han surgido plataformas que  agilizan los trámites, permitiendo estancias por temporadas cortas y medias.

Crean un mercado predominantemente online

Considerando que más de 80% de los jóvenes están conectados, según la más reciente Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, los sitios de Internet especializados y las redes sociales son ahora las primeras opciones para los adultos jóvenes, puesto que los ven como una fuente más confiable y certera que los anuncios clasificados en medios impresos o los carteles (de hecho, apenas 1 de cada 10 usuarios de Dada Room busca también alojamiento de esta forma), además que les permiten comparar precios y ofertas de forma más simple.

Por otro lado, los métodos de pago también migran a lo digital: de acuerdo a datos de la plataforma de Dada Room, únicamente 3 de cada 10 personas paga la renta en efectivo y el medio más común para pagarla es la transferencia electrónica. En esa línea, el online booking cobra cada vez más presencia en la región, después de popularizarse en países como Reino Unido y Estados Unidos, puesto que facilita el proceso de renta a los jóvenes habituados a resolver todas sus necesidades y realizar sus pagos de servicios en línea.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta