Producciones de plataformas “streaming” no podrán concursar en el Festival de Cannes

    358
    0
    Compartir
    Foto: Cortesía de Netflix y Amazon

    A poco menos de un mes y días de que comience la 71ª Edición del Festival de Cannes, en donde se reúne la élite del cine internacional, ya comenzó la polémica por un par de políticas que regirán la edición de este año.

    En primer lugar, no podrán competir las producciones que no fueron estrenadas en alguna sala cinematográfica, es decir, las películas que son producidas por servicios de video bajo demanda, serán susceptibles a no ser tomadas en cuenta para poder conseguir la “Palma de Oro”.

    Sin embargo, esta controvertida decisión que ya fue avalada por Thierry Fremaux, Director del certamen, comenzó a ser bosquejada el año pasado, debido a la participación de la película “Okja”, una producción original de Netflix, la cual sólo fue exhibida en la plataforma “streaming”; comenzó a gestarse la diatriba sobre si este tipo de cintas deberían participar o no en el afamado festival.

    Al dar conocer la postura oficial del festival sobre las películas exhibidas bajo la plataforma de video bajo demanda, Thierry Fremaux, aseguró que el modelo de proyección de los comandados por Reed Hastings, no son compatibles con el cine tradicional, el cual inherentemente está ligado a las salas de proyecciones.

    Por su parte, Netflix ha querido paliar esta situación en torno a sus producciones, de hecho, el año pasado la plataforma de video bajo demanda intentó proyectar algunas de sus películas en salas de cine francesas previo a su participación en Cannes, pero las estrictas leyes locales sobre estrenos de películas en cines y vía “streaming” impidieron esa posibilidad.

    Sobre esta postura que cierra la puerta a las producciones estrenadas y proyectadas en la modalidad bajo demanda, sólo aplicaría para poder ser consideradas para ganar algún premio por parte del jurado del Festival de Cannes, pues sí tienen abiertas la salas de cine del certamen exclusivamente para su proyección.

    La otra política que privará en esta edición anual de Cannes, será la prohibición de tomarse “selfies” durante la alfombra roja, pues conforme a los organizadores del evento cinematográfico, esa clase de fotos sólo interfieren en los horarios de proyección.

    A poco menos de un mes y días de que comience la 71ª Edición del Festival de Cannes, en donde se reúne la élite del cine internacional, ya comenzó la polémica por un par de políticas que regirán la edición de este año.

    En primer lugar, no podrán competir las producciones que no fueron estrenadas en alguna sala cinematográfica, es decir, las películas que son producidas por servicios de video bajo demanda, serán susceptibles a no ser tomadas en cuenta para poder conseguir la “Palma de Oro”.

    Sin embargo, esta controvertida decisión que ya fue avalada por Thierry Fremaux, Director del certamen, comenzó a ser bosquejada el año pasado, debido a la participación de la película “Okja”, una producción original de Netflix, la cual sólo fue exhibida en la plataforma “streaming”; comenzó a gestarse la diatriba sobre si este tipo de cintas deberían participar o no en el afamado festival.

    Al dar conocer la postura oficial del festival sobre las películas exhibidas bajo la plataforma de video bajo demanda, Thierry Fremaux, aseguró que el modelo de proyección de los comandados por Reed Hastings, no son compatibles con el cine tradicional, el cual inherentemente está ligado a las salas de proyecciones.

    Por su parte, Netflix ha querido paliar esta situación en torno a sus producciones, de hecho, el año pasado la plataforma de video bajo demanda intentó proyectar algunas de sus películas en salas de cine francesas previo a su participación en Cannes, pero las estrictas leyes locales sobre estrenos de películas en cines y vía “streaming” impidieron esa posibilidad.

    Sobre esta postura que cierra la puerta a las producciones estrenadas y proyectadas en la modalidad bajo demanda, sólo aplicaría para poder ser consideradas para ganar algún premio por parte del jurado del Festival de Cannes, pues sí tienen abiertas la salas de cine del certamen exclusivamente para su proyección.

    La otra política que privará en esta edición anual de Cannes, será la prohibición de tomarse “selfies” durante la alfombra roja, pues conforme a los organizadores del evento cinematográfico, esa clase de fotos sólo interfieren en los horarios de proyección.

     

    GAEL

    No hay comentarios

    Dejar una respuesta