Compartir

Eduardo Ruiz-Healy (Lunes 22 de enero, 2018)

Hasta el jueves pasado, tres eran los nombres que se mencionaban como los finalistas en la carrera por la candidatura del PRI-PVEM a la gubernatura de Chiapas: Roberto Albores Gleason, Luis Armando Melgar Bravo y Eduardo Ramírez Aguilar.

El primero, de 38 años, es senador priista y, aunque no lo haya anotado en su biografía que subió a Wikipedia, es hijo del que fuera muy impopular gobernador sustituto Roberto Albores Guillén, que estuvo en el cargo de 1998 a 2000.

El segundo, de 50 años, es senador por el Partido Verde Ecologista de México y posee una amplia experiencia dentro de los sectores público y privado. Su cargo más reciente fue el de director general del canal ADN 40 de TV Azteca.

El tercero, de 40 años, era hasta ayer diputado local con licencia y presidente del PVEM en Chiapas. Antes de ser diputado fue el secretario de Gobierno durante parte de la administración del actual gobernador Manuel Velasco Coello.

El jueves pasado trascendió que el Robledo será el candidato del PRI-PVEM, aparentemente por una decisión personalísima del dueño del Verde, Jorge Emilio González Martínez, quien ignoró actual gobernador verde, Manuel Velasco Coello, que deseaba que el candidato fuera un militante de su partido y no del PRI.

La noticia causó revuelo dentro de las filas del PVEM y hasta anoche 14 de los 16 diputados locales habían renunciado a dicho partido para conformar una bancada independiente dentro del Congreso chiapaneco. Los otros 13 son: Fidel Álvarez Toledo, Jesús Arnulfo Castillo Milla, Mauricio Cordero Rodríguez, Sandra Luz Cruz Espinosa, Fanny Elizabeth de la Cruz Hernández, Limbano Domínguez Román, Viridiana Figueroa García, Ada Celia González Durán, Santiago López Hernández, Cecilia López Sánchez, Rubén Peñaloza González, Hugo Francisco Pérez Moreno, Alberli Ramos Hidalgo y Dulce María Rodríguez Ovando.

También, Ramírez Aguilar renunció a la presidencia del PVEM en Chiapas.

Todo lo anterior porque entre el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza, y el dueño del PVEM, González Martínez, decidieron imponer a un priista sobre un militante del Verde. Y peor, un priista que es hijo de un impopular exgobernador.

Pareciera ser que en Chiapas ahora es necesario ser descendiente de un exgobernador para poder llegar a la gubernatura. Juan Sabines Guerrero, que gobernó al estado de 2006 a 2012, es hijo de Juan Sabines Gutiérrez, que gobernó de 1979 a 1982; Manuel Velasco Coello, el gobernador desde 2012, es nieto de Manuel Velasco Suárez, que gobernó de 1970 a 1976. Si Albores ganará la elección de julio entrante, lo cual se ve difícil, sería el tercer heredero político al hilo en ocupar el cargo.

El lío que armó el lanzamiento de Albores incrementará la posibilidad de que el próximo gobernador de Chiapas sea el morenista Rutilio Cruz Escandón, ex presidente del Poder Judicial del Estado de Chiapas.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz Healy

No hay comentarios

Dejar una respuesta