Compartir

Eduardo Ruiz-Healy (Martes 2 de enero, 2018)

Antes que nada, querido lector, te deseo que el año que ayer empezó sea mejor que el que recién concluyó y que puedas satisfacer los diversos objetivos que te hayas propuesto alcanzar durante los próximos 364 días.

2018 será un año complicado, por decir lo menos. Tanto en México como alrededor del mundo todos experimentaremos, en mayor o menor grado, los efectos de una complicada realidad económica y política.

En lo que a la economía se refiere y de acuerdo con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), las cosas seguirán mejorando y el producto bruto mundial (PBM), que creció 3.6% en 2017, aumentará 3.7% en 2018. Las economías avanzadas crecerán 2.0% en promedio mientras que las economías emergentes y en desarrollo crecerán 4.9%.

Desafortunadamente, la economía de nuestro país apenas crecerá 1.9%, lo que significa que la mayoría de los mexicanos enfrentaremos problemas económicos que se complicarán más debido al aumento en la tasa inflacionaria, a la escasez de recursos públicos ocasionada por una baja en la recaudación fiscal, a la eventual cancelación del Tratado de Libre Comercio de América Latina por parte del presidente Donald Trump y a la incertidumbre que desde ahora genera la elección del próximo presidente de la república.

En 2018 la mayoría de nosotros deberemos apretarnos el cinturón. Ojalá que también lo hagan los funcionarios que, pese a las crisis recurrentes que han afectado a la economía nacional, nunca han mostrado estar dispuestos a apretarse los suyos.

La situación política en el mundo no será nada fácil en el año que empieza. La guerra de palabras entre Trump y Kim Jong-un podría llegar a mayores si el dictador norcoreano insiste en seguir lanzando misiles balísticos de largo alcance, detonando armas nucleares y amenazando con atacar a Estados Unidos y sus aliados. Trump seguirá causando turbulencia internacional debido a las heterodoxas políticas que ha decidido imponer sin que le importe dañar las relaciones con sus socios y aliados.

En México la atención pública se centrará en las elecciones del 1 de julio, en donde los votantes elegiremos a un nuevo presidente, nueve gobernadores, 1,596 presidentes municipales y 16 alcaldes en la CDMX, entre otros.

La elección presidencial será la más reñida desde la de 2000 y hoy es imposible pronosticar quien será el sucesor de Enrique Peña Nieto. En los estados es muy probable que Morena gane sus primeras gubernaturas. Todas las campañas serán sumamente sucias, con un uso amplio de redes sociales que servirán para trasmitir mensajes de los candidatos y noticias falsas sobre ellos mismos, lo que generará aún más confusión y enojo entre los votantes.

2018 será un año complejo y difícil pero nunca aburrido. Habrá temas de sobra para analizar y discutir.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

Facebook: Eduardo J Ruiz Healy

No hay comentarios

Dejar una respuesta