Compartir

A pesar de que algunos expertos advierten que es más probable que el celular muera definitivamente, CENEDI , plataforma de educación a distancia enfocada en oficios, dice que no todo está perdido, por ello enlista una guía sencilla de primeros auxilios para resucitar tu dispositivo:

1. No prendas tu celular. Este consejo será el más vital y el más importante, ya que si tratas de encenderlo podrías provocar un cortocircuito y terminar con las posibilidades de poder reparar tu teléfono.

2. Desarma el equipo. Para poder llegar “al fondo” del problema, es necesario que desarmes con mucho cuidado el celular para poder secar cada una de sus partes, utiliza de preferencia servilleta de papel para que absorba todo el líquido.

3. Retira la batería y la tarjeta SIM. Quitar la batería es otro paso fundamental para prevenir un cortocircuito, así que lo más pronto que puedas retírala; en caso de que la batería de tu celular sea integra al aparato, sólo mantén apagado el celular. Así mismo, es necesario retirar la tarjeta SIM ya que se podría oxidar y dañarla dejándola inservible.

4. Sumérgelo en arroz. El arroz posee partículas higroscópicas que permiten absorber la humedad de su entorno, así que esta semilla será tu mejor aliada para contrarrestar los daños. Déjalo reposar en un tupper de modo que quede bien cubierto por arriba y por abajo, el tiempo para que surga efecto es variable dependiendo de la cantidad de agua que se haya filtrado.

5. Lavar con agua destilada. En caso de que este se haya caído al mar o agua salada, lo mejor es lavar de forma inmediata sus piezas con agua destilada, para que las piezas no se corroan.

Si ya intentaste todas las anteriores y no funciona, lo mejor es llevarlo a un técnico quien, con las herramientas específicas, podrá darle el cuidado adecuado para arreglarlo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta