Reprobable e inaceptable censura; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

Reprobable e inaceptable censura; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

130
0
Compartir

Edilberto Huesca, presidente ejecutivo y del consejo de administración de NRM Comunicaciones, y Germán Huesca, director general de la misma empresa, aparentemente querían quedar bien con la clase política cuando le ordenaron a Leonardo Curzio, conductor del noticiero radiofónico matutino Enfoque, que despidiera a María Amparo Casar y a Ricardo Raphael, quienes todos los jueves realizaban análisis y comentarios políticos en dicho programa.
Fue el propio Curzio quien el martes anunció su salida del noticiero. Ayer, al despedirse de su público, dijo: “Quiero aclarar una cosa antes de seguir, las conversaciones públicas lo rebasan a uno, y este ha sido el caso del Twitter, dicen que me han cesado, no me han cesado, me voy, he renunciado”. También, en un tuit que envió a las 9:23 horas (Centro) desde su cuenta @LeonardoCurzio, añadió: “En efecto, me pidieron la cabeza de dos colaboradores”.
Casar, al ser entrevistada por Denise Maerker en su programa Atando Cabos en Grupo Fórmula, dijo que el lunes por la mañana recibió una llamada de Curzio, quien le informó que estaba despedida.
Añadió: “… me relató que había recibido una llamada de la casa, de la radiodifusora, y le pidieron que se terminara La Tertulia, le pidieron en particular que saliéramos Ricardo Raphael y yo”.
Casar dijo que, al preguntarle a Curzio los motivos de su despido, éste le contestó que ninguno en realidad, “por lo que sólo nos queda pensar, y estoy especulando, es la incomodidad que causan nuestras opiniones”. Explicó que en el programa del jueves pasado hablaron de la desaparición del financiamiento público a los partidos políticos, que “con fundamentos, dijimos que nos parecía absurda, desde nuestro punto de vista, y dimos los fundamentos apropiados, parecía absurda, populachera, populista y sobre todo poco inteligente y de consecuencias muy graves”.
Como lo escribo al principio de esta columna: si los Huesca o alguno de los ejecutivos de NRM efectivamente le pidió a Curzio la cabeza de sus dos colaboradores porque hablaron mal de los partidos políticos, entre ellos el PRI, se equivocaron rotundamente. Cesar a dos analistas ampliamente respetados y reconocidos, como son Casar y Raphael, para quedar bien con la clase política es una estupidez. Y más porque abordaron un tema que en mis programas en Fórmula ha sido discutido en términos nada halagüeños para los partidos sin ninguna consecuencia negativa para mí o mis colaboradores.
Afortunadamente, como ayer mismo lo dijo el presidente de Grupo Fórmula, Jaime Azcárraga, Grupo Fórmula también es casa de María Amparo, ya que es comentarista en el programa de Pepe Cárdenas.
La censura ejercida en NRM es reprobable e inaceptable. Lo peor es que ya hay quienes dicen que los Huesca solo obedecían “órdenes superiores”, lo que es totalmente falso. Actuaron por su propia iniciativa.
Sitio web: ruizhealytimes.com
Twitter: @ruizhealy
Facebook: eruizhealy

Compartir
Artículo anteriorPropone PRI dar prisión a operadores de radios clandestinas
Artículo siguienteNetflix incrementa sus tarifas en los Estados Unidos
FCPyS. UNAM. Tecnoempresario. Chispazos de periodismo en Adrenalina de Excélsior, en Negocios de Milenio y reportero para Tecnoempresa. Interesado en la tecnología y en cómo las nuevas herramientas inciden en la vida y forma de concebir el mundo de las personas. "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo", Wittgenstein. Gusto por la literatura, la ciencia ficción, el cine y el anime. @Javier23rbn

No hay comentarios

Dejar una respuesta