Compartir

De acuerdo con un estudio elaborado por  Gartner, para el año 2021 se comprarán e instalarán hasta 1 millón de dispositivos IoT cada hora. Este nivel de despliegue está destinado a propulsar diseños y capacidades innovadoras, presentando una serie de nuevas oportunidades de negocio.

Pero junto con estas oportunidades vienen desafíos significativos relacionados con el soporte, la gestión y la seguridad de los flujos de trabajo que el IoT trae a las empresas.

  1. Proteger a la gente

El IoT ha abierto un mundo de posibilidades en los negocios, pero también ha abierto una serie de formas de potencialmente dañar a los empleados y clientes. Una brecha de seguridad no se limita únicamente a robar datos de tarjetas de crédito. Cualquier persona con el acceso correcto podría violar un firewall o robar registros de salud. Un desafío clave del mundo del IoT es proporcionar el acceso correcto a las personas adecuadas en el momento adecuado.

  1. Cuidar las cosas

A medida que millones de “cosas” comienzan a unirse a la red de la empresa, también crecen las posibilidades para que los hackers infrinjan su sistema. Todos estos dispositivos estarán aprovechando Wi-Fi público, nube, redes Bluetooth, etc., lo que creará múltiples puntos de vulnerabilidades. Su sistema debe ser diseñado para asegurar desde la base, considerando:

  1. A) Nivel de dispositivo: dispositivos de mejor calidad.
  2. B) Nivel de datos: cifrado y criptología.
  3. C) Nivel de red: certificados y firewalls.
  4. D) Nivel de aplicación: inicio de sesión / acceso autorizado.
  1. “Cosas” de mala calidad

Los estándares para el hardware y el software del IoT todavía están evolucionando, lo que significa que hasta que tengamos directrices establecidas, necesitamos dar cuenta de una amplia gama en la calidad de “cosas”. Algunas de ellas pueden ser muy sofisticadas y resistentes, mientras que otras pueden ser de una variedad descartable barata. Los dispositivos que elija dependerán de factores como el costo y caso de uso. Sin embargo, tenga en cuenta que se han utilizado dispositivos de menor calidad para obtener acceso a una red segura.

Según Gartner, para el 2020, más del 25% de los ataques identificados en las empresas involucrarán la Internet de las Cosas, aunque esta tecnología representará menos del 10% del presupuesto de seguridad de TI.

  1. ¿Está lista su red?

Uno de los mayores desafíos para cualquier departamento de TI, al implementar proyectos de IoT en toda la empresa, será evaluar y gestionar el ancho de banda. A medida que millones de dispositivos se conecten a su red a tasas cada vez mayores, la ampliación del ancho de banda de su red será una lucha constante. Las necesidades de ancho de banda deben permanecer elásticas para soportar las necesidades empresariales y al tiempo minimizar costos. Es crítico minimizar la exposición de sus redes utilizando, por ejemplo, la micro-segmentación.

  1. Los datos son amigos

Al igual que con la protección de cualquier sistema, el mantenimiento predictivo es la manera de mantenerse un paso por delante de las brechas de seguridad. Los parches de seguridad y las actualizaciones de software seguirán siendo útiles. Sin embargo, una gran ventaja del IoT es la gran cantidad de datos que genera. Puede realizar un seguimiento de los datos operativos para crear alertas basadas en anomalías en el sistema. Por ejemplo, si alguien entra en el sistema desde Atlanta y luego, 30 minutos más tarde, se conecta de nuevo desde Palo Alto, el sistema debe levantar una bandera roja.

 El tema de la seguridad del IoT debe ser llevado a un nivel completamente nuevo y profesionalizado. A medida que las empresas buscan la Transformación Digital, esto ofrece una oportunidad para la adopción IoT para mejorar las operaciones dentro del negocio. El Internet de las Cosas comprende una mezcla compleja de componentes tecnológicos (centro de datos, nube, red, software y hardware), cada uno de los cuales debe ser altamente seguro.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta