Compartir

Los expertos en selección de personal desean saber todo acerca de los éxitos laborales, pero, también querrán saber de los errores y cómo abordas el tema para salir adelante.  ¿Sabes en qué te equivocaste y qué aprendiste? Esto sí puede afectarte en una entrevista laboral. Es importante estar preparado para contestar esta pregunta de forma positiva: “cuéntame acerca de alguna vez que hayas fallado en un trabajo o proyecto”.

 Hays México te proporciona 6 consejos que puedes tomar en cuenta durante una entrevista laboral de cara a responder de la mejor manera acerca de los errores en el lugar de trabajo:

1) Planifica un ejemplo: Expón un ejemplo genuino. No es recomendable hablar sobre un caso que claramente no es un fracaso, como “excedí mi objetivo de ventas mensual en un 120 por ciento, pero realmente quería que fuera en un 130 por ciento, así que estaba decepcionado”. Al mismo tiempo, evita hablar de un gran error o fracaso que ha costado una cantidad monumental de tiempo, dinero o incluso puestos de trabajo. Por ejemplo, pues hablar sobre que no se logró cerrar un acuerdo o no cumplir durante un mes con uno de los KPIs. Es aconsejable que el ejemplo que selecciones no sea uno de los requisitos clave para ocupar la vacante por la que te estás postulando. Una vez que tengas tu anécdota en mente, practícala antes de la entrevista.

 2) Explica cómo sucedió: Al contar tu historia, asegúrate de señalar exactamente en dónde tuviste el error. Trata de recordar la situación tal como ocurrió y determinar los obstáculos que te impidieron lograr lo que querías. Para los reclutadores, es fácil deducir si supiste identificar la raíz del problema y cómo puedes evitar que suceda de nuevo.

3) No pongas excusas: Ten cuidado de no atribuir tu fallo a circunstancias que estaban fuera de tu alcance, por ejemplo, las fluctuaciones del mercado o la escasez de personal. En los negocios, siempre habrá elementos incontrolables que pueden obstaculizar los objetivos. Lo que es importante es identificar lo que está bajo tu control inmediato, tomar posesión y responsabilidad de los momentos en los que fallaste. De lo contrario, darás una imagen que siempre estás a la defensiva y que no se puede contar contigo en los momentos más complicados.

4) No culpes a los demás: Es recomendable no culpar a otras personas cuando se está exponiendo el fallo que tuvimos dentro de la organización. Esta es una de las peores cosas que se pueden hacer, un empleado que siempre busca a la persona más cercana para atribuirle la culpa, en lugar de reflexionar sobre su responsabilidad, siempre será una amenaza para la dinámica del equipo, la moral y la productividad.

5) No seas demasiado duro contigo mismo: Cuando cuentes tu historia, no te insultes ni hagas generalizaciones acerca de quién eres como empleado. En su lugar, atente a los hechos y cuenta la historia objetivamente. Esto mostrará que puedes manejar estas situaciones y salir delante.

6.) Demuestra lo que has aprendido: Como Henry Ford dijo una vez, “El único error real es del que no aprendemos nada”. Asegúrate de describir qué lecciones has aprendido después del error y cómo las has aplicado a situaciones similares para lograr un resultado positivo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta