Compartir

¿Te has sentido desmotivado a la hora de aplicar por un trabajo para el cual te sientes apto, solo porque crees que tus habilidades y experiencia no se ajustaban el 100% con la descripción del trabajo?, ¿Has suspendido la redacción de la actualización de tu CV porque automáticamente has asumido que no tenías suficiente experiencia para ser considerado para el empleo?

Muchas personas que buscan trabajo caen en esta dinámica, independientemente del nivel de experiencia o antigüedad. La realidad es que no hay la necesidad de sentirse así durante la búsqueda de empleo. ¿Por qué? Basándonos en los hechos, muchos empleadores están enfrentando una escasez de habilidades, particularmente en las industrias más jóvenes y los mercados crecientes. Las compañías se están dando cuenta del valor de las aptitudes sociales para la competitividad de su negocio y están siendo valoradas tanto como las habilidades “duras” o técnicas.

Como resultado, las personas que buscan trabajo, se están dando cuenta que cuentan con atributos y habilidades que les pueden resultar muy útiles para destacar al momento de aplicar para un puesto de trabajo. Estas habilidades, son aquellas que no todos consideran valiosas, porque son consideras parte de la normalidad, pero realmente son muy codiciadas por las industrias. Podría ser cualquier cosa, incluso tu lengua nativa. En resumen, personas alrededor del mundo están descubriendo sus habilidades ocultas, las cuales les permitirán llegar a puestos de trabajo que ellos nunca habrían considerado. Por ejemplo, los administradores se han encontrado que sus habilidades organizacionales están siendo demandadas como asistentes personales, los profesionales de la radio que invierten su tiempo vendiendo espacios de publicidad, han encontrado su camino vendiendo inmuebles; empleados del departamento de tecnología han encontrado posiciones en la industria automotriz a la medida que la inteligencia artificial gana importancia en las mismas.

Hays  recomienda:

1) Descubre tus habilidades ocultas: busca en tus anteriores trabajos, voluntariado, background educacional, actividades extracurriculares y hobbies, e identifica las cualidades que necesitas para desempeñar nuevos trabajos. Además, piensa sobre los atributos y elogios que has recibido, ambos, fuera y dentro de la academia. Por ejemplo, los compañeros universitarios pueden haberte recomendado por tus habilidades organizacionales en el momento de liderar un proyecto en grupo, tus amigos pueden decir que eres una persona muy racional y excelente para dar consejos prácticos, o, de pronto tus colegas pueden verte como una persona con habilidades para trabajar en equipo ya que siempre cuidas sus intereses. Haz una lista de esas habilidades, busca cual disfrutas resaltar más, y cuándo podrías utilizarlas y desarrollarlas dentro de un ambiente profesional.

2)  Determina los trabajos que requieren de tus cualidades: evalúa las industrias, compañías y puestos que requieren esas habilidades. Puedes hacer esto buscando páginas de reclutamiento, haciendo uso de los filtros para encontrar ofertas que necesitan estas habilidades. También recomendamos hablar con un consultor experto en reclutamiento, que te puede dar consejos sobre las industrias y puestos que podrían ser más demandados. También puedes obtener su retroalimentación sobre lo que deberías mejorar antes de embarcarte en una búsqueda de trabajo, bien sea a través de trabajo voluntario, entrenamientos o encontrando mentores.

3) Empieza tu búsqueda de trabajo: Una vez que has identificado exactamente cuáles son tus cualidades, y muy importante, saber en dónde encajan, es hora de empezar tu aplicación de trabajo. Actualiza el CV y enfatiza esas cualidades con ejemplos de cuándo las has utilizado. Cuando hables con reclutadores y directores, exalta cómo tus habilidades pueden influir en la empresa.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta