Compartir

Según los expertos de Hays, grupo internacional en reclutamiento profesional, la mayoría de las organizaciones se construyen alrededor de siete a ocho niveles de responsabilidad, que difieren entre sí en términos de responsabilidades, enfoque de trabajo y planificación.

De acuerdo con dicha teoría y pensando en términos de tiempo: si pasas dos años en cada nivel antes de pasar al siguiente, te tomará 14 años antes de convertirte en CEO (asumiendo que tu empresa tiene ocho niveles de responsabilidad). Pasa tres años en cada rol, y los 14 años se convierten en 21; cuatro años, y tomará 28 años en alcanzar la meta. Si asumimos que una persona se gradúa con 25 años de edad, podrías convertirte en CEO a los 39, 46 o 53, dependiendo de la rapidez con que te muevas de una posición a la otra.

Se recomienda:

  1. Mantener el ritmo: Mantén un cierto ritmo en tu carrera. «Quedarse dormido», es decir, permanecer más de tres o cuatro años en un puesto de trabajo sólo porque te sientes cómodo, no es una opción si deseas llegar a la cima. Muchos CEOs cambian de posición cada tres años en promedio, siempre con el objetivo de trabajar en un rol más alto, y esto les lleva más rápidamente a la cima del mundo corporativo.
  2. Permanecer curioso: Se necesita sacar el máximo provecho de los tres a cuatro años de cada posición. Las personas que alcanzan roles directivos suelen ser curiosas y siempre deseosas de aprender. Curioso no sólo en su propio trabajo en si, sino también con los colegas del mismo nivel, pero que están en una función diferente. Cuanto más rápido obtengas nuevos conocimientos y habilidades, más pronto pasarás a tu siguiente trabajo.
  3. No te estanques, aunque signifique renunciar: Obviamente, vale la pena quedarte en tu empresa actual siempre y cuando tengas la posibilidad de tener otro nivel de responsabilidad. Hacer una carrera dentro de una empresa es más fácil por el conocimiento que se obtiene con el tiempo, por lo que el factor de confianza es alto y tu jefe, eventualmente, asumirá riesgos por ti. Sin embargo, una vez que sientas que estás en un callejón sin salida, o no veas que tu próxima posición llegue pronto, este es probablemente el momento adecuado para mirar alrededor hacia nuevas opciones.
  4. Date una ventaja: Es posible acortar el tiempo para alcanzar la meta, sobretodo en las dos o tres primeras posiciones, se recomienda cursar programas de posgrado o especialización que permitirán que lideres más rápidamente diferentes funciones en la empresa y gestionar diversas áreas específicas. Otro buen acelerador de carrera es también cursar un MBA para adquirir nuevos conocimientos o actualizarlos. Además, te va a ayudar a acceder a otras redes de personas y contactos que te ayudarán a llegar a tu próximo trabajo.

La realidad no existe una carrera típica y no es posible planificar tu próximo paso de antemano, momentáneamente tu carrera se podrá acelerar o decelerar, en función de factores externos que están fuera de tu control. No obstante, estos consejos te beneficiarán de múltiples formas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta