Compartir

Fue el primer semestre del año 2007, cuando la noticia despertó el interés del mundo petrolero: México había descubierto su primer campo de gas húmedo en aguas profundas. Los mejores augurios para el campo Lakach en el estado de Veracruz permitían predecir, después de vislumbrar numerosos retos, que sería a fines de 2016 cuando se obtuviera la primera producción proveniente de aguas profundas, aunque se alcanzara la máxima producción en 2017. Pero la historia no estaba escrita y ninguno de esos pronósticos se cumplió a causa del cambio que generó Estados Unidos en la geopolítica mundial de la energía Recientemente le pregunté a un alto funcionario del área de PEMEX Exploración y Producción qué había sucedido con los sueños de Lakach; quería saber cuándo llegaría el gas mexicano a los consumidores mexicanos. La respuesta me preocupó: “Está detenido por criterios de rentabilidad”. Fruncí el ceño; la respuesta me dejó aún más agobiada cuando el gas natural es uno de los combustibles más importantes para el ambiente y para mejorar los costos de las empresas y las finanzas de las familias. El funcionio de Pemex, Exploración y Producción agregó: “El precio del gas natural está muy abajo”. Claro – agregue – el Shale Gas ¿Verdad? Asi es. Pero, continué increpando al funcionario de Pemex: “¿No nos pasará igual que con la gasolina? Ahora no se produce gas en Lakach poque está barato y cuando se encarezca el gas no habrá producción nacional y tendremos que importarlo caro”.
– “Ese es el riesgo”- me dijo el funcionario de Pemex y se alejó; quería dejar a un lado la conversación.
Lakach es el primer campo en tirantes de agua cercanos a los 1,000 metros de profundidad en el que los técnicos y especialistas mexicanos han aplicado sus conocimientos con éxito. Ahora la experiencia obtenida con este proyecto serviría para abordar con éxito los futuros campos en aguas profundas y disminuir el tiempo entre el descubrimiento y la producción.
México tiene una tasa de crecimiento de 2.4% anual en materia de gas, situación que obliga a buscar nuevas oportunidades de desarrollo de esos campos de gas. El desarrollo del campo Lakach (a 93 kilómetros al este del puerto de Coatzacoalcos y a 60 kilómetros al noreste de la Estación 5 Lerdo, en el estado de Veracruz) es estratégico, entre otras cosas, para reducir las importaciones de gas.
claudiavillegas@revistafortuna.com.mx

No hay comentarios

Dejar una respuesta