Compartir

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es uno de los organismos más importantes dentro de los sectores regulados de la economía. Su independencia debe superar cualquier prueba porque esta industria, junto con el turismo, es una de las más importantes para el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB).
Muchos de los llamados poderes fácticos pueden tener la tentación de atentar contra la independencia del IFT y por ello la selección de sus comisionados es uno de los temas más sensible en el sector.
Para mostrar corresponsabilidad, el IFT tiene el reto de tomar decisiones que no respondan a intereses políticos o personales. Como ya hemos escrito aquí: el IFT tiene la responsabilidad de mejorar las condiciones y el acceso a las telecomunicaciones de la población. Es, por lo tanto, competencia de este instituto marcar las reglas del juego en el caso de los jugadores con preponderancia y dominancia.
En el caso de la resolución del pleno del IFT respecto a la dominancia de Televisa, muchas voces en redes sociales, así como analistas de este sector que no simpatizan con la televisora, aplaudieron la supuesta decisión del organismo.
Entonces, el IFT gana popularidad porque da un paso en un sentido que para muchos es correcto. Ahora, en el mercado de la televisión por cable, el IFT tendría que establecer nuevas reglas para la competencia del Grupo Televisa. Antes, sin embargo, el IFT tendrá que notificar su decisión y entregar a esta compañía el expediente en el que se basó la decisión mayoritaria de sus comisionados. El tema, por supuesto, llegará a tribunales porque el IFT tendrá que aportar elementos de su imparcialidad y neutralidad. Muy bien.
Más competencia pero no
No obstante, vale la pena revisar algunos puntos interesantes. Resulta que la dominancia de Televisa en el mercado de cable se analizó a partir de datos expuestos en un expediente al 30 de septiembre de 2015 cuando determinó que la competencia estaba creciendo gracias a la participación de jugadores como Dish, en donde por cierto se consolidó la alianza con Telmex, un vínculo comercial que, por cierto, también forma parte de los asuntos pendientes del IFT. Dish y Telmex – por cierto – se beneficiaron de la regla de gratuidad. Además, se ha admitido públicamente que la participación de Telmex en Dish incide en el servicio luego de que la compañía de América Móvil realizó aportaciones económicas vía equipo. América Móvil – además – es un jugador preponderante en el mercado de la telefonía fija, inalámbrica e internet.
Antes, el IFT determinó, a través de su pleno, que Televisa en el mercado de cable no controlaba precios, no restringía el abasto y que la competencia crecía. Ahora, después de una impugnación en otro tribunal, se retracta.
La participación de mercado de Televisa, durante el periodo que analizó la autoridad en telecomunicaciones, bajó hasta 57.1% mientras la competencia aumenta, no sólo vía Dish, sino gracias a otros competidores.
claudiavillegas@revistafortuna.com.mx

No hay comentarios

Dejar una respuesta