Cuando lo social comienza // Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

Cuando lo social comienza // Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

1489
0
Compartir

Cuando no tengo malas noticias y no me asomo al estercolero de la corrupción, siempre me gusta escribir de innovación y emprendedores. Me gusta escribir de los buenos mexicanos que buscan crear negocio y empleos en el país, máxime cuando son chavos.
El primero es René Escobar Bribiesca, el joven fiscalista, quien es mandamás en EB Capital y en varios negocios deportivos y financieros. Ahora me entero que desde hace un par de años participa en Mr. Volk, empresa dedicada a la distribución autorizada de vinos y licores. Me encanta su lema “where social starts”, pues ha conseguido, literalmente, formar parte de la diversión en donde todo lo social comienza. Mr. Volk tiene toda una plataforma de desarrollo y entretenimiento, denominada Holy Water MX, con la cual ha posicionado tres marcas de eventos: The Exclusive Experience, Flower Power y Whisper.
En sus dos años de vida la empresa ha alcanzado rápidamente una posición estable dentro de la industria. Su foco es el servicio a la atención de un gran número de centros de consumo, como hoteles, bares, restaurantes, cines, casinos y discotecas. Por eso tiene un crecimiento de 110 por ciento mensual y cuenta con más de 158 clientes. Mr. Volk es de las pocas empresas con representación y distribución autorizada de todas las casas propietarias de marcas existentes en México. Chido.
El otro es Pablo González Vargas, quien no ceja en hacer cada vez más poderoso a su Sr. Pago. Ahora, la integradora financiera y startup lanzó al mercado el nuevo lector de tarjetas de débito o crédito con conexión Bluetooth. Este dispositivo es el primero de su categoría en México y con él cualquier comercio puede cobrar con un smartphone de última generación. Obviamente, al ser Bluetooth no se necesita conectar el lector por vía auricular. Esto hace de Sr. Pago la única compañía en su tipo compatible con prácticamente cualquier dispositivo.
Son dos buenos ejemplos de estos cuasi millennials que siguen buscando negocios lícitos e innovadores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta