Compartir

Aunque para muchos analistas del sistema político nacional, el mejor candidato a la Presidencia de la República, desde sus días como secretario de Desarrollo Social, es José Antonio Meade, el enroque en el Banco de México resultaría mucho más estratégico ante la posibilidad de que la propuesta del partido Morena siga ganando seguidores.
En círculos gubernamentales ya se comenta la posibilidad de que José Antonio Meade pudiera recibir la estafeta de la banca central de su amigo Agustín Carstens. Y no sería la primera vez que Meade remplaza a Carstens. Esta dupla cubrió, por ejemplo, una de las fases estratégicas de la reforma financiera. Quizás, sin la coordinación que existió entre ellos, difícilmente se hubieran logrado los acuerdos para la liquidación del Banrural; la creación de la Financiera Rural y, por supuesto, el respaldo para la Sociedad Hipotecaria Federal en momentos clave de la crisis de 2008.
Por ello, la permanencia de Carstens resulta estratégica; no sólo dejará su cargo para ocupar la dirección del Banco Internacional de Pagos una vez que el Presupuesto de Egresos para el 2018 se encuentre en terreno seguro sino que el destino político de Meade ya estará definido. De no consolidarse su candidatura, su posible llegada al Bando de México apuntalaría no sólo la economía, la política cambiara y monetaria, sino esos enroques entre PRI y PAN que se han tejido desde hace casi dos décadas. Veremos.
Televisión, negocio contra cíclico
Cuando la economía nacional resiente el embate de una excesiva dependencia de los negocios con Estados Unidos. Resulta interesante analizar los resultados del gigante de la pantalla chica, el Grupo Televisa. En sus números al cuarto trimestre destaca el crecimiento de sus ventas en todos sus segmentos; la importancia de los ingresos por exportación de contenidos que se reflejan en las regalías de Univisión que alcanzaron 90 millones de dólares al cuarto trimestre, lo que significó un crecimiento de 11.8% respecto a 2015. La participación en Univisión, además, constituye ya una cobertura natural de sus operaciones. La utilidad de los segmentos operativos de Televisa, al cuarto trimestre, aumentó 9.9%, respecto al mismo periodo de 2015. Las ventas de publicidad –en el mismo periodo– se elevaron 4% mientras que los depósitos de clientes para la publicidad de 2017 aumentaron 8.9%. En este trimestre, los números de Televisa reflejan su reestructuración, indemnizaciones respetando la Ley del Trabajo. Así, los mercados de valores estadounidenses premiaron sus títulos con un incremento de 10.44% para ubicarlos en 25.75 dólares.
claudiavillegas@revistafortuna.com.mx

No hay comentarios

Dejar una respuesta