Lineamientos para robots… e idiotas // Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

Lineamientos para robots… e idiotas // Columna de @hugogonzalez1 en Milenio

686
0
Compartir

Sí. Me estoy subiendo (tarde) al “tren del mame” de los Lineamientos Generales sobre los Derechos de las Audiencias. Esos que publicó el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) tras una larga consulta. Por cierto, este ejercicio tuvo 67 participaciones entre el 3 de agosto y el 7 de septiembre del año pasado. Tres de ellas fueron repeticiones y por lo menos otras cuatro fueron enviadas como machote.
No pude leerlas completas, pero al menos revisé todas las propuestas. De ellas, 17 fueron enviadas por personas que solo se representan a sí mismas y cuatro al mundo académico. Diez representan a medios públicos, 20 a medios comerciales y 14 a ONG. Hay una de la Cámara de Diputados y otra de un despacho legal.
Del total, 26 de las propuestas fueron neutras, pero pidieron al Ifetel que aclarara o agregara puntos al documento. Pero la mayoría, es decir, 42 propuestas, fue un rechazo al proyecto; algunas con matices propositivos y otras de plano en una clara crítica.
Por eso, cuando veo que el Ifetel se defiende al decir que su documento estuvo bajo consulta pública, pregunto: ¿pues a quién hicieron caso? Es que, como quedó la reglamentación final, parece que las consultas fueron una mera pantalla. Lejos de lo que dicen algunos progres de finos cubículos, la discusión no es “qué”, sino “cómo” se regulan los derechos de las audiencias.
Algunos lineamientos son una condena a los medios tradicionales, porque los volverían más aburridos que una carrera de caracoles. Tal parece que lo redactaron personas que nunca han trabajado en los medios y no tienen “NPI” de las dinámicas de transmisión y producción.
¿Y son ellos quienes van a decidir si las noticias cumplen con criterios de “veracidad y oportunidad”? ¡Válgame!
Ahora bien, piden diferenciar entre lo que es una opinión y una información, lo que equivale a pensar que somos idiotas. La alternativa es poner a un robot que lea las noticias con su procesador de texto a voz, pues así hay menos riesgo. Es triste, pero el regulador todavía cree que los televidentes y radioescuchas no son capaces de discernir entre información y opinión. Tal vez por eso quiere que los medios participen en campañas de alfabetización mediática, aunque ¿esa no es chamba del regulador? ¿No debería el mismo Ifetel usar sus tiempos oficiales para jugarle al San Bernardino de Sahagún y educar a los tontos mexicanos?
Hay quienes dicen que con ese documento el Ifetel se excede en sus atribuciones, yo solo digo que raya en lo absurdo e inoperante. Creo que algunos lineamientos caen en supuestos tan subjetivos que me dan mello. Agradezco a los progres que nos defienden de tan malos contenidos, pero olvidan que ya tenemos un arma muy poderosa llamada control remoto.

No hay comentarios

Dejar una respuesta