El mundo, ¡al revés!; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

El mundo, ¡al revés!; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

277
0
Compartir

Estamos convencido de que la nueva normalidad consiste en que ya nada es normal. La anormalidad es la norma y quien no lo entienda y acepta sufrirá mucho. Como se ven las cosas, el mundo está cada vez más al revés.
¿Quién hubiera imaginado hace pocos años que, en un mismo día, los jefes de gobierno del Reino Unido y de China defenderían modelos económicos totalmente opuestos?
Eso es lo que sucedió ayer.
En Londres, capital del reino en donde nació el sistema económico capitalista, la primera ministra Theresa May anunció la forma en que su país aplicará el Brexit, o su retiro de la Unión Europea. Al dar a conocer los 12 puntos que seguirá para lograr este divorcio, dejó muy en claro que, para ella, el mercado único europeo es menos importante que el control de los británicos sobre sus propias fronteras y leyes.
Y en Davos, Suiza, al pronunciar el discurso inaugural de la reunión anual del Foro Económico Mundial, el señor Xi Jinping, que es presidente del país que sigue proclamándose como una república popular gobernada por el único partido político ahí reconocido, que es el Comunista, defendió las bondades del libre comercio y advirtió sobre los riesgos que conllevaría una guerra comercial que podría generase por las políticas proteccionistas pregonadas por el presidente electo estadounidense, las cuales seguramente apoyará su incondicional aliada británica.
El mundo, ¡al revés! Un billonario gringo y una conservadora británica defendiendo los mercados cerrados y oponiéndose al libre comercio, y un comunista chino defendiendo la apertura comercial del mundo.
Y es lógico que así sea.
Mientras que las grandes mayorías que viven en los países capitalistas no se han beneficiado en gran medida del libre comercio y los mercados comunes, China Comunista ha sido capaz de sacar de la miseria absoluta a decenas de millones de personas gracias a la entrada que sus productos tienen en casi todos los países del mundo.
La insatisfacción de millones con el sistema económico vigente permitió que en Estados Unidos llegara al poder un demagogo, populista y neofascista como Donald Trump, quien prometió que haría de nuevo grande a Estados Unidos, aunque al hacerlo ocasione que el resto del mundo se lo lleve el diablo. Y que en el Reino Unido la mayoría de la población votara por sacar a su país de la Unión Europa, sentando el precedente para que otros países sigan su ejemplo y Europa acabe nuevamente dividida y lista para una nueva guerra.
Aceptemos que la normalidad del mundo en que nos ha tocado vivir es que ya nada es normal. Aceptémoslo y adaptémonos a esta nueva realidad.
Sitio web: ruizhealytimes.com
Twitter: @ruizhealy

No hay comentarios

Dejar una respuesta