Difícil que Trump cambie; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

Difícil que Trump cambie; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

477
0
Compartir

En tan solo unos cuantos días Donald Trump asumirá el poder como el presidente número 45 de Estados Unidos y se convertirá así en el hombre más poderoso del mundo. Y en el más peligroso, si es que insiste en comportarse como lo ha hecho durante casi toda su vida.
Trump nunca ha escondido el hecho de que nunca perdona una ofensa y que tarde o temprano hace que quienes lo ofendieron paguen muy caro por haberlo hecho.
Tampoco niega que nunca le causó ningún temor recurrir a los golpes para resolver un diferendo con alguien.
Y ha aceptado que hará lo que sea, sin importar qué, con tal de salirse con la suya.
Ser vengativo, poco escrupuloso y violento son características que pueden ayudar a alguien como el Chapo Guzmán a obtener cada vez más poder dentro una organización de narcotraficantes asesinos.
Sin embargo, cuando esas características son las que posee un jefe de estado, las consecuencias pueden ser aterradoras. Stalin, Hitler, Pol Pot, Franco y otros déspotas violentos, vengativos y sanguinarios ocasionaron tanta miseria dentro o fuera de las fronteras de los países que gobernaron que la sola mención de sus nombres causa terror en quienes hemos estudiado sus vidas.
En lo que a Trump se refiere, los comunicadores y analistas nos hemos equivocado una o más veces. Primero, subestimamos las posibilidades de que obtuviera la candidatura presidencial del Partido republicano. Luego creímos que sería incapaz de ganarle a Hillary Clinton, su rival por el Partido Democrático.
Hay quienes todavía creen que Trump cambiara para bien el viernes venidero cuando, colocando su diestra sobre una Biblia en la que no cree, jure que desempeñará fielmente el cargo de Presidente de los Estados Unidos y hará lo mejor que pueda para preservar, proteger y defender la Constitución de los Estados Unidos, la cual varias veces ha demostrado no conocer al detalle y, peor aún, no creer que hay que cumplirla cabalmente.
Desde el día de su elección hasta el día de hoy, Trump no ha modificado en nada su conducta y forma de ser. Sigue insultando a quienes no piensan como él, continúa amenazando a los medios de comunicación que no le son afines, no deja de hablar bien del presidente ruso Vladimir Putin y, a través de Twitter, se empeña en fijar sus posiciones y hacer política.
Trump tiene 70 años de edad y el 14 de junio venidero cumplirá 71. Durante gran parte de su larga vida las cosas le han salido muy bien siendo como es. Los que los criticamos o subestimamos demostramos estar equivocados. Salvo él, sus familiares más cercanos y sus seguidores más fanatizados, nadie en su sano juicio creyó que algún día sería presidente de Estados Unidos y el viernes ya lo será.
Si hasta el momento, siendo como es, Donald Trump ha sido exitoso y ha obtenido lo que se ha propuesto, nada de lo que alguien le diga será suficiente para convencerlo de que debe ser diferente. Estará rodeado de asesores, pero el principal de todos será el mismo y difícilmente alguien podrá influir sobre él y sus decisiones.
Por todo ello, veo muy difícil, si no es que imposible que, a estas alturas de su vida, Trump cambie.
Preparémonos todos para vivir tiempos interesantes y peligrosos.
Sitio web: ruizhealytimes.com
Twitter: @ruizhealy

No hay comentarios

Dejar una respuesta