PRI de hoy, igual al PRI de ayer; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

PRI de hoy, igual al PRI de ayer; opinión de Eduardo Ruiz-Healy

214
0
Compartir

erh-avatarEl domingo pasado el PRI instaló su VI Consejo Político Nacional que es, de acuerdo al Artículo 69 de los estatutos de dicho partido, “el órgano deliberativo de dirección colegiada, de carácter permanente, subordinado a la Asamblea Nacional, en el que las fuerzas más significativas del Partido serán corresponsables de la planeación, decisión y evaluación política, en los términos de los presentes Estatutos. El Consejo Político Nacional es un espacio de dirección colegiada que acerca y vincula a dirigentes, cuadros y militantes. Es un instrumento que promueve la unidad de acción del Partido, ajeno a intereses de grupos e individuos.
El Artículo 70 de los mismos estatutos señala quienes integran dicho Consejo, entre ellos el presidente de México, de filiación priista; el Presidente y el Secretario General del Comité Ejecutivo Nacional; los expresidentes del Comité Ejecutivo Nacional; los presidentes de los Comités Directivos Estatales y el del Distrito Federal; presidentes de comités municipales y delegacionales; senadores y diputados federales; diputados locales; gobernadores priistas; presidentes municipales y un Jefe Delegacional; consejeros de la Fundación Colosio, del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político, del Movimiento PRI.mx; representantes de los grupos de militantes con discapacidad y de los adultos mayores; representantes de los sectores y organizaciones; y 5 consejeros por entidad federativa, de los cuales al menos uno deberá ser Presidente de Comité Seccional.
Es decir, el Consejo Político Nacional reúne a la crema y nata del priismo, entre los cuales hay muchos personajes de quienes se dice, se rumora y se comenta que se han hecho muy ricos por dedicarse a la política.
En el evento de instalación, el presidente Enrique Peña Nieto pronunció un discurso en el que dijo, entre otras cosas, que “Quienes dañan el prestigio de nuestro partido, no merecen ser parte de él. Por eso respaldo que al interior del partido se luche contra la corrupción y se sancione a quienes han traicionado y lastimado a nuestro instituto político. Quienes hayan violado la ley, habrán de enfrentar la consecuencia de sus actos. La deshonestidad no encontrará espacio en el PRI del Siglo XXI”.
Muchos de los asistentes del evento, si tienen un mínimo de vergüenza, deben haberse dado por aludidos por las palabras del primer priista de la nación, entre ellos gobernadores y exgobernadores, presidentes municipales, legisladores, líderes partidistas, obreros, campesinos y sindicales y demás políticos que en sus lugares de origen y a veces a nivel nacional, son conocidos y reconocidos por ser demasiado ricos o unos verdaderos sinvergüenzas. La mayoría de ellos no han cometido un grave error político y por ello no han sido acusados de cometer algún delito.
Desafortunadamente, las palabras de Peña Nieto en torno al tema de la corrupción son similares a las que en su momento pronunciaron los 14 priistas –y hasta los dos panistas – que lo antecedieron en la presidencia de la república. A fuerza de haber sido dichas tantas veces sin que la mayoría de los corruptos se fueran a la cárcel, cayeron en oídos sordos, tanto dentro como fuera del PRI.
Pese a los discursos supuestamente renovadores del domingo pasado, la realidad es que el PRI de hoy es muy parecido al de ayer. No ha cambiado gran cosa, a pesar de todo.
Sitio web: ruizhealytimes.com
Twitter: @ruizhealy

No hay comentarios

Dejar una respuesta