Hola a las armas; por Eduardo Ruiz-Healy

Hola a las armas; por Eduardo Ruiz-Healy

238
0
Compartir

Durante los 34 años en que me he dedicado al oficio periodístico he defendido ideas que en su momento parecieron extremas; algunas ya no parecen serlo mientras que otras aún no son bien vistas por una mayoría de la gente.
Desde 1982 me he manifestado a favor de muchas cosas, entre ellas:erh-avatar
1. La legalización y venta regulada de todas las drogas;

2. Los derechos que gays, lesbianas, bisexuales y transgéneros tienen a disfrutar los mismos derechos que la población heterosexual, incluyendo los matrimoniales y de adopción.

3. El derecho de las mujeres a decidir abortar si así lo desean sin tener que pedirle permiso a nadie;

4. La privatización de las empresas paraestatales, incluidas Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

5. La división de los monopolios privados en diversas empresas de menor tamaño que compitan entre sí.

6. La substitución del sistema presidencialista por el parlamentario.

7. La reelección de gobernantes y legisladores.

8. La segunda vuelta electoral para elegir gobiernos de mayoría absoluta.

9. La venta regulada de armas para fines de defensa propia.
En lo que a la legalización de las drogas se refiere, ésta será una realidad, más temprano que tarde, cuando el gobierno mexicano acepte que no puede seguir participando en una guerra costosísima y absurda que en nada ha contribuido a evitar el consumo de las mismas.
Los derechos de quienes pertenecen a la comunidad GLBT cada día son más reconocidos a pesar de la oposición de los grupos más tradicionalista de nuestra sociedad.
En la Ciudad de México el abortó hasta las 12 semanas de embarazo quedó despenalizado en 2007. Sin embargo, está penalizado en 18 estados del país.
Desde 1982 a la fecha, la mayoría de las paraestatales han sido liquidadas o privatizadas y ahora, gracias a la Reforma Energética promulgada durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, tanto Pemex como la CFE pueden ahora asociarse con empresas privadas o darles a éstas áreas de actividad que antes les estaban vedadas.
En lo que los monopolios del sector privado atañen, casi todos ellos han dejado de serlo gracias a la entrada al mercado de nuevos jugadores. Falta todavía acabar con algunas empresas monopólicas, pero se ha avanzado mucho en el tema.
La reelección de legisladores y presidentes municipales ya es un hecho, aunque con limitaciones y candados que le siguen dando más poder a los partidos que a los ciudadanos.
El sistema parlamentario y la segunda vuelta electoral serán adoptados dentro de algunos años, cuando fracase totalmente el sistema presidencialista que dejó de funcionar en 2000, cuando el PRI fue lanzado por primera vez de Los Pinos.
La crisis de seguridad que vive el país obligará pronto a las autoridades a reconocer cabalmente el derecho que la Constitución nos da a proteger nuestras vidas, familias y patrimonios. Lo quieran o no nuestros gobernantes, cada día serán más los mexicanos que decidan armarse para defenderse contra el hampa y, ante esa realidad, será más conveniente que la venta de pistolas y escopetas se haga de manera regulada y controlada, prohibiéndose, claro está, que los ciudadanos puedan poseer rifles de asalto y armas aún más poderosas y letales.
México le dijo “adiós a las armas” en 1972, después de que el Congreso aprobara una enmienda constitucional promovida por el tirano Luis Echeverría.
La realidad hará que pronto el país le diga “hola a las armas” para que los ciudadanos de bien podamos repeler a los delincuentes que amenacen acabar con nuestras vidas, con las de nuestros familiares y amigos y que pretendan despojarnos de nuestros bienes.
Sitio web: ruizhealytimes.com
Twitter: @ruizhealy

Compartir
Artículo anteriorMario correrá en iPhone
Artículo siguienteCemex iniciará 2017 con apps para sus clientes
FCPyS. UNAM. Tecnoempresario. Chispazos de periodismo en Adrenalina de Excélsior, en Negocios de Milenio y reportero para Tecnoempresa. Interesado en la tecnología y en cómo las nuevas herramientas inciden en la vida y forma de concebir el mundo de las personas. "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo", Wittgenstein. Gusto por la literatura, la ciencia ficción, el cine y el anime. @Javier23rbn

No hay comentarios

Dejar una respuesta