La tesis de Peña Nieto, por Eduardo Ruiz-Healy

La tesis de Peña Nieto, por Eduardo Ruiz-Healy

999
0
Compartir


En su afán de atraer la atención pública hacia su sufrida persona, Carmen Aristegui pretendió armar un nuevo escándalo mediático el domingo pasado utilizando, como pretexto, la tesis que el presidente Enrique Peña Nieto presentó en 1991 para obtener el título de licenciado en derecho por la Universidad Panamericana.

De acuerdo a Aristegui, su equipo “tuvo acceso a un amplio análisis de la tesis de Peña Nieto elaborado por un grupo de especialistas y académicos, quienes descubrieron que una buena parte de la tesis se realizó con materiales plagiados. Este medio corroboró directamente en los libros y fuentes originales de cada uno de los párrafos analizados en el estudio y concluyó que el hoy presidente de México plagió al menos 197 párrafos de los 682 que integran el texto. Es decir, por lo menos el 28.8 por ciento del contenido de su tesis de abogado fue robado de las obras de otros autores”.

En resumen, los especialistas y académicos a que se refiere Carmen descubrieron el agua tibia, porque desde siempre se ha sabido que la inmensa mayoría de las tesis que en las universidades mexicanas se presentan por los estudiantes para obtener su licenciatura carece de calidad; que los estudiantes universitarios rara vez reciben un curso que les enseñe como citar, referenciar y hacer una bibliografía; que la tesis es solamente un requisito que se cumple para recibir el famoso título profesional; que muchas universidades han hecho de la famosa tesis un gran negocio, cobrándole a los estudiantes el costo de un supuesto seminario de tesis y hasta el pago de una cuota por el solo hecho de presentarla; que casi todas las tesis no presentan ni defienden tesis alguna.

Siempre he dicho que es un absurdo el requisito de la tesis para obtener una licenciatura. Y lo digo por experiencia propia. La Universidad de las Américas, de la cual obtuve mi Licenciatura en administración de negocios, nunca la pidió en vista de que consideraba que el hecho de aprobar las materias del plan de estudios era suficiente para conferir el título. La Universidad de Minnesota, en donde realicé mis estudios de maestría en administración de negocios, me ofreció dos rutas para obtener ese grado universitario (MBA): elaborar una tesis o realizar tres proyectos de investigación práctica. De acuerdo a mis intereses académicos y profesionales en esa época, opté por la segunda opción.

En México, miles de estudiantes universitarios nunca llegan a recibirse porque no presentan la tesis exigida a pesar de que aprobaron las materias incluidas del plan de estudios. La mayoría de los que sí obtienen el título presentan tesis mediocres supuestamente supervisadas por los llamados directores de tesis, quienes generalmente las aprueban sin mayor problema.

Hace 25 años el joven Peña Nieto presentó una tesis porque la Universidad Panamericana así se lo exigió. El tema de la misma seguramente recibió el visto bueno por alguna autoridad universitaria y un académico de la institución supervisó su elaboración y la aprobó cuando quedó terminada. Fue una tesis como muchas otras, sin mayor mérito académico hecha para satisfacer el trámite por un estudiante que seguramente nunca aprendió a citar y referenciar la bibliografía, término que el Diccionario de la Real Academia Española define como la “relación de textos, procedentes de diversos soportes, utilizados como fuente documental”.

Ojala Aristegui hiciera un análisis tan detallado y exigente de la tesis que presentó el Peje López para recibir su título de licenciado en ciencias sociales. Es más, sería bueno que hiciera pública la tesis que ella supuestamente elaboró cuando terminó la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, la misma en donde estudió López.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy 

Compartir
Artículo anteriorLos mijitos de Axtel-Alestra…2; en el Mach de @hugogonzalez1
Artículo siguienteFrancia y Alemania van contra cifrado en apps de mensajería instantánea en la UE
Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Columnista en Milenio Diario y ex editor de su sección negocios. Colaborador de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula y de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones. Integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca y hago la capsula Tele comunicación en Milenio TV. Soy comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le voy al América y me encanta el albur. Sorry

No hay comentarios

Dejar una respuesta