Con dos o tres no bastará, por Eduardo Ruíz-Healy

Con dos o tres no bastará, por Eduardo Ruíz-Healy

198
0
Compartir

ruiz healyHay quienes le han dicho al flamante presidente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, que los mexicanos quedaremos convencidos de que su partido va en serio contra la corrupción si se lanza de frente y a la yugular contra los desprestigiados gobernadores de Chihuahua, Quintana Roo y Veracruz, César Duarte, Roberto Borge y Javier Duarte, respectivamente, y los denuncia por cometer diversos actos de corrupción ante las procuradurías General de la República y las de los tres estados mencionados.

 Se equivocan quienes creen que esta estrategia le servirá de algo al PRI para cambiar la pésima imagen que tiene, junto a los demás partidos, ante la mayoría de los mexicanos.

Los que proponen que el PRI actúe contra Borge y los dos Duarte aparentemente están convencidos de que el público es ingenuo y se va a creer que la campaña anticorrupción de Ochoa Reza va en serio; suponen que al proceder legalmente contra estos tres el enojo popular contra el PRI disminuirá y la gente se olvidará de los demás corruptos que se han hecho ricos gracias a la política; olvidan que la gente sabe o supone que cuando un político mexicano es perseguido por la justicia se debe a razones puramente políticas y que por ningún motivo se pretende acabar con la corrupción y la impunidad.

 La historia demuestra que cuando el gobierno ha actuado contra ex gobernadores, líderes sindicales y otros políticos poderosos lo ha hecho por razones políticas y no buscando que la justicia se aplique ciegamente. Los presidentes que han actuado contra distinguidos miembros de la clase política lo han hecho para satisfacer alguna venganza personal, o para enviar un mensaje y una amenaza a algún grupo político, o para tratar de ganar popularidad entre la población.

Para que la gente empiece a creer que el PRI de Ochoa Reza en serio va contra los corruptos no solo deberá denunciar públicamente los tres gobernadores arriba mencionados sino a muchos otros que la opinión pública califica como verdaderos ladrones, entre ellos al ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, a los dos ex gobernadores de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, al ex gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, al ex gobernador de Chiapas, Juan Sabines, al actual líder de los trabajadores petroleros, Carlos Romero Deschamps, al ex jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard, al ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, y a muchos más, sean priistas o no. Aquí solo he anotado los nombres de ocho políticos que la vox populi acusa de no ser honrados. Hay muchos más como ellos.

Por lo anterior, con dos o tres que el PRI de Ochoa Reza denuncie no bastará para calmar a millones de mexicanos hartos de tanta corrupción e impunidad.

Si el PRI en verdad va en contra de los corruptos, deberá demostrarlo denunciando a decenas de ellos, sean quienes sean sin importar el partido político al que pertenezcan. Cualquier otra cosa solo será percibido como un simple y burdo acto electorero y una burla a la inteligencia de un pueblo agraviado.

Sitio web: ruizhealytimes.com

Twitter: @ruizhealy

No hay comentarios

Dejar una respuesta