¿Qué pasa con las encuestas? Por Eduardo Ruiz-Healy

¿Qué pasa con las encuestas? Por Eduardo Ruiz-Healy

749
0
Compartir

imageEn 2012 la mayoría de las encuestas electorales fallaron, salvo dos, una de ellas elaborada por Ipsos Asuntos Públicos para mi programa en Grupo Fórmula que acertadamente pronosticó que Enrique Peña Nieto ganaría la presidencia con una ventaja de aproximadamente siete puntos porcentuales (la diferencia entre él y el Peje López fue de 6.6 puntos

En las elecciones del 5 de junio, la encuesta de encuestas que AX2 elaboró indicaba que el PRI ganaría ocho gubernaturas y el PAN y la alianza PAN-PRD obtendría cuatro. La realidad es que el PRI ganó cinco y el PAN siete. De nuevo fallaron las encuestas.
Las encuestas de nuevo resultaron equivocadas en lo que al referendo realizado el jueves pasado en el Reino Unido se refiere. Por ejemplo, la encuesta de encuestas realizada por el periódico The Financial Times indicaba que 48% de los británicos votaría a favor de que su país permaneciera dentro de la Unión Europea y que el 46% votaría por salirse de ésta. La encuesta realizada por la revista The Economist indicaba un empate entre los que deseaban permanecer y los brexiters, 44% para cada bando, con un 9% que no sabían por qué votarían.
En España también fallaron las encuestas realizadas en torno a la elección del domingo pasado. La encuesta de encuestas realizada por el diario madrileño El Mundo, señalaba que el Partido Popular obtendría el 29.5% de los votos, la coalición Unión Podemos el 24.7%, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) el 21% y Ciudadanos el 14.7%. La realidad es que el PP se quedó con el 33.0%, el PSOE con el 22.7%, la coalición de Podemos-Izquierda Unida con el 21.1% y Ciudadanos con el 13.1%.
Y las que he anotado no son las únicas encuestas que se han equivocado en sus pronósticos.
En un artículo publicado el 20 de junio en el diario neoyorquino The New York Times,  Cliff Zukin, profesor de políticas públicas y ciencias políticas en la Universidad de Rutgers y ex presidente de la Asociación Estadounidense para la Investigación de la Opinión Pública, afirma que hay dos tendencias que están haciendo que las encuestas sean cada vez menos confiables: el aumento en el uso de celulares y la poca voluntad de la gente a responderle a los encuestadores. “Estos dos factores han hecho que las investigaciones de calidad sean mucho más costosas y que por ello se realicen menos de éstas. Esto ha abierto la puerta a técnicas que científicamente estén menos fundamentadas y probadas. Para empeorar las cosas sigue el eterno problema de las encuestas: como identificar a los posibles votantes”.
El especialista explica ampliamente estas dos tendencias y concluye que “no hay una solución para las encuestas electorales”. Afirma que “el viejo paradigma se ha roto y no hemos descubierto la manera de reemplazarlo. El resultado es que las encuestas políticas se han hecho menos precisas… Vamos a tener que pasar por un período de experimentación para ver qué funciona y cómo mejor atinarle a un blanco en movimiento”.
Sería bueno que los encuestadores mexicanos aceptaran que hace rato cambió el paradigma que antes regía sus actividades y le digan a sus clientes y al público en general que sus resultados no podrán ser precisos mientras no encuentren como enfrentar la nueva realidad.
Sitio web: ruizhealytimes.com

e-mail: eduardoruizhealy@gmail.com
Twitter: @ruizhealy

Compartir
Artículo anteriorNuevo Sport Walkman, resistente al agua salada
Artículo siguienteStartup de estadounidense entrega medicinas en dron
Periodista especializado en Negocios y tecnologías de la información. Columnista en Milenio Diario y ex editor de su sección negocios. Colaborador de Eduardo Ruiz-Healy en Radio Formula y de Adriana Pérez Cañedo en NRM comunicaciones. Integrante de la Barra de Opinión de TV Azteca y hago la capsula Tele comunicación en Milenio TV. Soy comunicólogo tecnoruco y businnessrocker solidario, de mente fría pero apasionado por la creatividad. Le voy al América y me encanta el albur. Sorry

No hay comentarios

Dejar una respuesta