Microsoft pagará 10 mil dólares por actualizar a Windows 10 sin permiso de un usuario

    1086
    0
    Compartir
    win10
    Foto: Cortesía de Microsoft

    En su estrategia por masificar el Windows 10, Microsoft ha recurrido a estrategias tan persuasivas que a algunos usuarios les parece acoso, por esa razón, una persona en California demandó a la gigante del software, quien de manera insólita, ganó en los tribunales una indemnización económica por parte de los de Redmond.

    De esta manera, Microsoft tendrá que pagar diez mil dólares a la ciudadana Teri Goldstein por concepto de indemnización por la actualización del Windows 10 en los equipos que utiliza en su negocio, mismos que quedaron prácticamente inútiles, traduciéndose en pérdidas para la agencia de viajes de la usuaria afectada.

    Sin embargo, en el mundo de la informática hay muchas voces en contra de la actualización del Windows 10, e inclusive, se han hecho parches por parte de los usuarios para postergar la actualización el mayor tiempo posible, por lo que esta compensación obtenida en las cortes es una victoria para todos aquellos que se sienten incomodos con la implementación del nuevo sistema operativo de Microsoft, y más cuando no tienen la autorización del  usuario para dicha actualización.

    Por su parte, la californiana Goldstein aseguró que nunca había escuchado hablar del nuevo software de Microsoft y mucho menos le pidieron su permiso para poder migrar sus computadoras al nuevo producto de la empresa comandada por Satya Nadella. De esta manera la agente viajes empezó a tener problemas con sus computadoras, pues la actualización tuvo problemas y las computadoras empezaron a empeorar su rendimiento, por lo que resultaron ser inútiles para las labores diarias de la afectada.

    De esa manera, la afectada decidió pedirle a Microsoft una indemnización por los ingresos que dejó de percibir a consecuencia de la implementación del Windows 10 en sus computadoras, pues no puedo utilizarlos de la manera adecuada durante varios días. No obstante, Microsoft apeló la sentencia, sin embargo se desistió de su cometido y prefirió llegar a un acuerdo con la afectada.

    Lo importante a destacar en este caso, es que no demandó sólo por dinero (diez mil dólares es como quitarle un pelo a un gato para Microsoft) sino que también lo hizo para defender sus derechos como usuaria, pues la actualización se realizó sin el consentimiento expreso del usuario, por lo que hay revisar la evolución de este caso, pues daría pie para que otros usuarios que sienten en la misma posición, puedan demandar a la compañía, o bien, invita a la reflexión sobre las políticas de implementación del Windows 10 por parte de Microsoft.

     

    Foto: Cortesía de Microsoft

    GAEL

    No hay comentarios

    Dejar una respuesta