A veces, mucho internet puede dañar tu salud

    878
    0
    Compartir

    web-1045994_640A pesar de que conectarnos con el resto del mundo sea una gran ventaja, también la tecnología puede causar efectos negativos y trastornos en el comportamiento de los usuarios. La exposición prolongada a estos dispositivos tecnológicos puede causar efectos negativos en la salud del cibernauta, desde problemas físicos hasta trastornos psicológicos.

    Así lo advierte la iniciativa “Para Un Internet Seguro”, programa respaldado por SAINT (empresa dedicada al desarrollo de tecnologías de seguridad web, filtrado web y administración de contenido) la cual nos presenta una serie de efectos nocivos a nuestra salud en caso de una sobre exposición a Internet

    Entre los efectos físicos encontramos la obesidad pues las nuevas tecnologías gracias a la vida sedentaria que éstas promueve. Enviar un correo, realizar transacciones, hacer llamadas, buscar información, socializar e incluso trabajar se ha simplificado gracias Internet. Incluso la forma en la que nos divertimos se ha visto afectada, los niños y jóvenes prefieren pasar tiempo en sus dispositivos que jugando en el mundo real. Y como los niños y adolescentes están más tiempo en Internet y frente a diferentes pantallas, pasan menos tiempo haciendo actividad física, lo que puede aumentar el riesgo de que suban de peso o lleguen a sufrir de obesidad. El mismo fenómeno puede ocurrir con los adultos.

    El Síndrome Visual Informático es generado por el ritmo de vida de muchas personas, pues hay quienes pasan más de cuatro horas seguidas frente a una pantalla de computadora para trabajar o estudiar, y es común que sientan irritación y cansancio visual, pues el ojo humano no está diseñado para estar expuesto durante tanto tiempo a una pantalla con iluminación artificial. El SVI es uno de los síndromes laborales más comunes de la actualidad. Los síntomas que estas personas presentan son fatiga visual, visión borrosa, visión doble, ojos rojos, sensibilidad a la luz, dolores de cabeza y ojos resecos, que también pueden producir comezón o picor en el área ocular.

    Las alteraciones del sueño pueden ser causados por los dispositivos portátiles y cómodos que permiten conectarnos desde prácticamente cualquier lugar (smartphones, tablets y consolas portátiles), alimentando un mal hábito que muchos de nuestros niños y jóvenes tienen, que es recostarse y utilizar su smartphone o tablet antes de ir a dormir a oscuras. Se recomienda no utilizar ningún tipo de pantalla (computadora, televisión, celular, etc.) al menos dos horas antes de ir a dormir, y así evitar problemas como el insomnio.

    Otra de las condiciones que sufren muchas personas que utilizan computadoras y teclados durante mucho tiempo es el Síndrome del Túnel Carpiano (STC) que empieza con hormigueo y entumecimiento de la mano, y puede llegar a producir dolores punzantes. Este síndrome es mayormente común en personas entre 30 y 60 años, pero son las mujeres quienes son más propensas a sufrir de él, presentándose en ellas cinco veces más que en los hombres. Para evitar este síndrome, puedes realizar ejercicios con las manos, para aliviar la presión que pueden tener, ya que es muy doloroso e incómodo para las personas que lo sufren.

    Además de los daños físicos que ésta revolución tecnológica puede ocasionar en los jóvenes y adultos, también existen otras implicaciones más profundas y menos evidentes: Las de nivel psicológico. Estos problemas son más difíciles de diagnosticar y de tratar debido a que presentan síntomas más sutiles. Algunos de los trastornos psicológicos más comunes en el uso de la tecnología son: Pérdida de memoria, problemas de interacción interpersonal, paranoia, adicción a Internet, depresión, dependencia a aparatos tecnológicos, entre otros.

    Por ello, hay que ser puercos pero no trompudos; si necesitas de internet, nada con exceso, todo con medida.

    No hay comentarios

    Dejar una respuesta