Covestro produce plásticos con dióxido de carbono

Covestro produce plásticos con dióxido de carbono

486
0
Compartir
Covestro Materia prima
Foto: Cortesía Covestro

Covestro está utilizando CO2 para producir plásticos a escala industrial. La empresa inauguró en su centro de Dormagen, cerca de Colonia (Alemania), una planta de producción para fabricar un innovador componente de espuma hecho con un 20% de CO2. Este nuevo proceso permite ahorrar una cantidad proporcional de la materia prima tradicional de origen petrolífero, contribuyendo así a la sustentabilidad que Covestro considera tan potencial.

Los científicos de Covestro han trabajado con expertos del CAT Catalytic Center de Aachen –un instituto de investigación operado conjuntamente con la RWTH– para encontrar el catalizador idóneo que permitiera la reacción química con CO2.

En Dormagen, Covestro utiliza el carbono del CO2 para fabricar un nuevo tipo de poliol. Se trata del bloque constituyente básico de la espuma de poliuretano, un material versátil que se utiliza en muchos sectores de todo el mundo y que empleamos a diario. El dióxido de carbono se enlaza químicamente con el interior del material.

La empresa ha invertido alrededor de 15 millones de euros en la nueva planta, cuya capacidad de producción anual es de cinco mil toneladas métricas. El CO2 utilizado es un producto residual de una química adyacente.

El nuevo poliol con base de CO2 se ha diseñado inicialmente para su uso en una espuma flexible de poliuretano destinada a colchones y mobiliario tapizado. En cuanto a calidad, la espuma proporciona unos estándares que son, como mínimo, tan elevados como los de los materiales convencionales fabricados únicamente con materias primas petroquímicas, es decir, petróleo.

Al prescindir del crudo y ahorrar la energía que se hubiera requerido para procesarlo, el método es más respetuoso con el medio ambiente que los procesos de producción convencionales. Gracias al catalizador y a la considerable cantidad de energía acumulada en el resto de materias primas petroquímicas, la reacción del CO2 de baja reactividad no requiere energía adicional.

Si los nuevos productos con base de CO2 logran una acogida tan favorable como se contempla, Covestro prevé un notable incremento de la producción. La empresa también trabaja, además de en la espuma flexible, en la fabricación de muchos otros plásticos con dióxido de carbono. Su aspiración pasa por, algún día, prescindir en gran medida del petróleo en la producción de plásticos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta