Los partidos políticos en crisis, opinión de Eduardo Ruiz-Healy

Los partidos políticos en crisis, opinión de Eduardo Ruiz-Healy

980
0
Compartir

Eduardo Ruiz HealyLos resultados electorales en México demuestran que los partidos políticos están en crisis, que cada día son menos las personas que creen en ellos, que va creciendo el sentimiento popular de que los políticos tradicionales que militan en sus filas no pueden o no quieren hacer lo necesario para mejorar el nivel devida de las mayorías, que quienes ocupan un cargo público pertenecen a las élites económicas y están totalmente divorciados del pueblo que dicen representar y para el cual supuestamente trabajan.

En las elecciones del 5 de junio pasado los votantes de ocho estados mandaron al demonio a los partidos que actualmente son propietarios de sus respectivas gubernaturas y eligieron a candidatos de la oposición. Así, en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz los actuales gobernadores priístas le heredarán sus cargos a quienes fueron candidatos del PAN o de la alianza PAN-PRD. En Oaxaca y Sinaloa serán priistas los que ocupen las oficinas que llegaron al poder hace seis años como candidatos de alianzas conformadas por el PAN, PRD, PT y Convergencia, en el primero de estos estados, y el PAN, PRD y MC, en el segundo.

La poca popularidad de los partidos en el poder quedó evidenciado si recordamos lo que sucedió en cuatro estados en donde no se dio una alternancia en la gubernatura En ninguno de los tres estados en donde el PRI pudo mantener la gubernatura lograron sus candidatos una mayoría absoluta de votos. En Hidalgo ganó con el 43.6%, en Tlaxcala apenas con el 32.9% y en Zacatecas con el 38.5%. Lo mismo ocurrió en Puebla, donde el PAN mantuvo su control sobre el poder ejecutivo del estado y su candidato ganó con el 45.3%.

Solo un candidato para gobernador, el que resultó el triunfador en Tamaulipas, obtuvo más del 50% de los votos, el 50.1% para ser exacto.

Si bien no se dieron las alternancias partidistas que vimos este año, en las elecciones del 7 de junio del año pasado ningún candidato triunfador obtuvo más del 50% de los votos.

Así, en Baja California Sur el del PAN ganó con el 44.8%, en Campeche el del PRI con el 40.5%, en Colima el del PRI con el 39.8%, en Guerrero el del PRI con el 40.9%, en Michoacán el del PRD con el 36.2%, en Nuevo León el independiente con el 48.8%, en Querétaro el del PAN con el 46.9%, en San Luis Potosí el del PRI con el 35.7% y en Sonora la del PRI con el 47.6%.

Los dirigentes de los partidos deberían preguntarse por qué no son capaces de ganar con más del 50% de los votos sus candidatos en aquellos estados en donde los gobernadores salientes son muy impopulares. ¿Por qué este año no pudieron atraer a más de la mitad de los votantes los ganadores en Chihuahua, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz? ¿Por qué en 2015 no ganaron con más del 50% de los votos los triunfadores en Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León y Sonora?

Los partidos políticos están atravesando por una crisis que seguramente se agravará rumbo a las tres elecciones de gobernador en 2017 y la presidencial de 2018.

Esta crisis la estamos pagando todos los mexicanos porque gobernar se vuelve muy complicado, si es que no imposible, cuando se carece del apoyo de una verdadera mayoría de la población, trátese de un municipio, estado o país.

Sitio web: ruizhealytimes.com

e-mail: eduardoruizhealy@gmail.com

Twitter: @ruizhealy

No hay comentarios

Dejar una respuesta