Compartir
Logo Google

Continuando con sus problemas en Europa, esta madrugada la policía francesa cateó las oficinas de Google en París siguiendo las diligencias de una investigación por presunto fraude fiscal. El fisco francés reclama el pago de mil 600 millones de euros producto de impuestos no pagados.

De esta manera, en un operativo conjunto entre autoridades hacendarias y de inteligencia fiscal, están revisando las instalaciones parisinas de los originarios de Mountain View, con ayuda de cinco jueces de la fiscalía de delitos económicos.

Basta señalar que este episodio no es nuevo dentro de la vida empresarial europea de Google, pues el pasado mes de enero, el Gigante del Interne llegó a un acuerdo con la autoridad fiscal de Reino Unido, para pagar 130 millones de libras esterlinas por concepto de obligaciones fiscales atrasadas por un periodo de 7 años.

A pesar de que Reino Unido es un mercado de los de mayor relevancia fuera de los Estados Unidos, paga menos impuestos al radicar su sede para la región anglosajona en Irlanda, que es mundialmente reconocida por su laxitud fiscal. No obstante, este fenómeno no es privativo de Google, pues varias empresas tecnológicas aprovechan la legislación fiscal irlandesa para instalar sus sedes en ese país.

Por ejemplo, a finales del año pasado la filial italiana de Apple llegó a un acuerdo con el fisco local para pagar 318 millones de euros por tributaciones fiscales del lusto 2008-2013, obligaciones que presuntamente habría evadido.

No hay comentarios

Dejar una respuesta